Archivo de la categoría: Noticias Deportivas

Tony Peña candidato a manager de Boston

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Medias Rojas de Boston entrevistarán al coach de la banca de los Yankees de Nueva York Tony Peña para su vacante en el puesto de manager este lunes, según confirmó una portavoz del equipo.

Peña será el segundo candidato a ser entrevistado para la posición que está vacante desde que el equipo despidiera a Bobby Valentine el día después de terminar la temporada. El coach de tercera base de los Dodgers de Los Angeles Tim Wallach habló con el equipo sobre dicho puesto el pasado viernes en Boston.

El asistente especial del gerente de los Padres de San Diego Brad Ausmus y el coach de tercera base de los Orioles de Baltimore DeMarlo Hale, también serán entrevistados esta semana, de acuerdo con un reporte de la emisora radial WEEI en su portal web.

Vía: ESPN Deportes.com

Anuncios

Francona, nuevo manager de los Indios

Terry Francona

CLEVELAND — Terry Francona regresará al béisbol con una de sus familias.

Francona, quien guió a los Medias Rojas de Boston a dos títulos de la Serie Mundia, ha sido contratado por los Indios de Cleveland, un equipo que colapsó en la segunda mitad de la pasada temporada tras un prometedor comienzo. Ambas partes estaban todavía trabajando con los términos del contrato el sábado por la noche.

Francona, de 53 años, será formalmente introducido como el 42do mánager de los Indios en una conferencia de prensa el lunes en Progressive Field.

“Estoy emocionado”, dijo Francona en el aire como analista de ESPN, en dónde trabajó esta temproada. “La gente que no me conoce quizás pensaba que yo estaba buscando algo distinto”.

Francona fue selecctionado sobre el puertorriqueño Sandy Alomar Jr., quien fungió como dirigente interino para las últimos seis partidos de la temporada luego de que Manny Acta fuera despedido el pasado 27 de septiembre. Francona y Alomar, quien trabajó como entrenador de la banca de Cleveland por las últimas tres temporadas, fueron los únicos candidatos entrevistados para la vacante de los Indios.

A Alomar se le ofreció un puesto en el personal de Francona, lo más probable como entrenador de la banca.

Los Indios siempre han tenido un lugar especial para Francona. Luego de que fuera despedido como mánager de los Filis de Filadelfia, Francona trabajó con el equipo ejecutivo de los Indios en el 2001. También, como jugador, fue parte del roster de grandes ligas de los Indios en 1988 y su padre, Tito, jugó para los Indios de 1959 a 1964.

Francona ha sido un amigo cercano del presidente de los Indios, Mark Shapiro, y del gerente general Chris Antonetti por más de una década. Dijo que la oportunidad de trabajar con ellos fue una de las cosa que le causó intriga sobre el trabajo en Cleveland, el cual estará repleto de retos debido a la reducida nómina en comparación a la que tuvo en Boston.

“Es una buena historia, casi como un sentido de familia”, dijo Francona tras entrevistarse para la posición el pasado viernes. “No creo que uno debe aceptar un trabajo basado en sólo eso, pero se siente bien”.

Hay grandes retos en Cleveland, en dónde los fanáticos han estado esperando por un título de la Serie Mundial desde 1948.

Los Indios fueron una gran decepción esta temporada con marca de 68-94. Estaban a tres juegos y medio del liderato el 27 de julio, pero se fueron con marca de 5-24 en agosto — el peor mes en los 112 años de historia de la franquicia — y terminaron a 20 juegos en la División Central de la Liga Americana. Acta no pudo terminar su tercera temporada con el equipo.

Francona tiene 12 temporadas de experiencia como mánager en las grandes ligas, compilando una marca de 1,029-915.

Vía: ESPN Deportes.com

Cabrera gana la Triple Corona

 

 

 

 

 

 

 

KANSAS CITY — Miguel Cabrera se convirtió el miércoles en el primer jugador en 45 años que completa la triple corona de bateo en las Grandes Ligas, uniéndose a una lista de nombres legendarios como Mickey Mantle, Ted Williams y Lou Gehrig.

El hito del venezolano no fue oficial hasta que los Yanquis sacaron a Curtis Granderson por un bateador emergente en su juego contra los Medias Rojas de Boston. Granderson pegó dos jonrones para llegar a 43 en la campaña, igualado con Josh Hamilton de Texas y a uno de Cabrera.

“Es una sensación indescriptible”, dijo Cabrera, desbordado por la emoción.

Cabrera se fue de 2-0 con los Tigres de Detroit ante los Reales antes de salir vitoreado de pie por los aficionados en la cuarta entrada. Detroit ganó 1-0.

“Todo el mundo me dice que es algo increíble. “Todo están felices de haber sido testigos de esto, de haberlo disfrutado conmigo, de haber sido parte. Y yo me siento mejor porque ganamos”, afirmó Cabrera.

El nativo de Maracay culminó la campaña con promedio de .330, cuatro puntos porcentuales por encima de Mike Trout de los Angelinos de Los Angeles. Trout es su máximo rival por el premio al Jugador Más Valioso.

Cabrera arrasó en carreras remolcadas al totalizar 139.

Carl Yastrzemski de Boston fue el último jugador en conseguir la triple corona, en 1967.

“Estoy contento de que él lo haya logrado al mismo tiempo que guió a su equipo al título de la división Central de la Liga Americana”, dijo Yastrzemski en una declaración escrita. “Yo tuve la suerte de ganar ese premio en 1967 como parte del `Equipo del Sueño Imposible’ de los Medias Rojas”.

Ese equipo de Boston alcanzó la Serie Mundial y los campeones de la división Central ahoran intentarán alcanzar ese objetivo. Abrirán los playoffs el domingo como locales ante los Atléticos de Oakland.

“Los últimos dos días fueron durísimos, ya que todo el mundo no paraba de hablar de ello”, dijo Cabrera. “Sólo me enfoqué en lo mío. Salir a jugar y cumplir con mi deber.

“La parte más complicada es mantenerse concentrada. Me decía: `Si ganamos la división, lo demás iba a salir bien”.

El comisionado Bud Selig ofreció también sus felicitaciones, diciendo que la triple corona es “un logro increíble que le coloca entre una elite de pocos en la historia del béisbol”.

La muchedumbre en el Kauffman Stadium le recibió con una ovación antes que cediese un out en elevado en el primer inning. Cabrera se ponchó en el cuarto, pero siguió en el partido, lo que permitió a Leyland sacarle con dos outs en la parte baja, en medio de otra ovación de los fanáticos, entre los cuales habían varios agitando banderas de Venezuela.

Cabrera saludó a sus compañeros de equipo al ingresar a la banca, y seguidamente salió al descanso y reconoció los aplausos de la concurrencia. Cuando el logro se hizo oficial, fue mostrado en la pizarra electrónica, ante más aplausos.

“Yo diría sin duda alguna que él lo ha disfrutado. ¿Cómo podrías no disfrutarlo si eres un pelotero?”, dio el piloto de los Tigres Jim Leyland antes del partido.

“Yo añadiría que dudo mucho, conociéndole, que él disfrute toda la atención adicional, y todas las conversaciones extra que ha tenido que tener. Eso es algo fuera del dominio de su personalidad, para serles sincero”, añadió.

La carrera del venezolano en pos de la historia ha transcurrido básicamente en forma discreta, eclipsada por las excitantes contiendas por los playoffs, la enorme popularidad de la NFL y las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Un evento que en otros años dominaría los titulares ha sido prácticamente dejado a un lado.

“Todo el mundo del béisbol debería estar aquí en estos momentos”, dijo el as de Detroit Justin Verlander.

“Es el mejor bateador del momento en las mayores”, dijo Trout. “No hay nadie como él cuando está montado con dos strikes. Si dejas un pitcheo sobre el plato en ese turno, te lo batea. Su año fue sensacional”.

En otros renglones ofensivos en las mayores, Buster Posey de San Francisco se convirtió en el primer catcher en ganar el título de bateo de la Liga Nacional desde Ernie Lombardi de los Bravos de Boston en 1942. Posey finalizó con .336 de promedio, nueve puntos por encima de Andrew McCutchen de Pittsburgh.

Melky Cabrera, compañero de equipo de Posey con los Gigantes, terminó con .346. El dominicano, sin embargo, pidió ser descalificado tras haber sido suspendido el 15 de agosto por un caso de dopaje con testosterona.

Ryan Braun de Milwaukee, quien salió airoso al apelar una sanción por dopaje, fue el campeón de jonrones de la Nacional con 41. Chase Headley de San Diego lideró en empujadas con 115, tres más Braun.

Trout (49) y el nicaragüense Everth Cabrera (44) de San Diego dominaron en bases robadas.

En cuanto a los lanzadores, Gio González encabezó las mayores en victorias con marca de 21-8 en su primera campaña con los Nacioanels de Washington. El as de los Angelinos Jered Weaver (20-4) y el zurdo de Tampa Bay David Price (20-5) compartieron el primer lugar en la Americana.

El mejor en promedio de carreras limpias admitidas fue Clayton Kershaw de los Dodgers de Los Angeles con 2.53, primer lanzador de la Nacional que repite el título desde Randy Johnson de Arizona en 2001-02. Price fue el mejor en la Americana con 2.56.

Justin Verlander, el as de los Tigres, repitió por segundo año como líder de las mayores en ponches con 239. R.A. Dickey, el nudillero de los Mets de Nueva York, lideró la Nacional con 230 ponches, uno más que Kershaw.

Vía ESPN Deportes.com

Grandes hazañas de Chipper Jones

De repente, está aquí. El Final. La meta. No solamente una temporada inolvidable, sino también una carrera de béisbol tan histórica como única.

Y ahora que él ha llegado, por fin, a la última semana de su increíble viaje — al menos la porción del viaje que concierne a la temporada regular — Chipper Jones se encuentra recordando momentos, esperando a otros que están por llegar y haciendo ambas cosas a la misma vez. Es un momento alocado. Un momento hermoso.

Él ha aceptado todos los regalos que le han dado como forma de tributo y despedida. Se le ha “pintado una lágrima” con las ovaciones que ha recibido, no solamente de la gente en los estadios donde lo han abucheado por 18 años, sino que también de los oponentes que juegan en esos parques. Él ha visto las fotos aéreas del número 10 gigante que fue hecho en una finca del estado de Georgia.

“Mi primera finca de maíz”, él dijo con una sonrisa.

A Chipper lo esperan algunos juegos más en la temporada regular, incluyendo una emocionante ceremonia de despedida en Atlanta el sábado. Luego llegará su última postemporada, cuando Chipper Jones podrá escribir la última escena de uno de los guiones más admirables del béisbol de las Grandes Ligas en los últimos años. ¿Y luego qué?

 

Chipper Jones

Luego llega la paz. Y la serenidad. Y la satisfacción. Y quizás más que nada, una más que necesitada bocanada de oxígeno tras la temporada más agotadora de su vida.

“No puedo esperar, para serte honesto”, dijo Chipper, mientras se recostaba en su silla en un vestuario vacío salvo por su presencia. “Yo veo las próximas semanas o el próximo mes como una situación en la que no puedo perder, ya que una vez que termine de una vez por todas, si sientes una brisa probablemente sea yo y mi exhalación de alivio”.

Sin embargo, eso no es todo lo que El Final va a brindar. El Final va a otorgarnos, como siempre, la oportunidad de experimentar El Momento — ese momento de reflexión en el que te das cuenta de todo, de lo que has estado viendo durante todo este tiempo mientras el gran Chipper Jones hacía lo suyo, lo que nadie más puede imitar.

Quizás El Momento todavía no ha llegado para ti. Pero por eso es que estamos aquí. Alguien tiene que poner la increíble carrera de este hombre en perspectiva. ¿Por qué no nosotros?

Así que ese es nuestro objetivo — deducir dónde es que el único “Chipper” de la historia del béisbol permanece en los anales de los mejores tercera bases de la historia, de los mejores bateadores ambidiestros, las mejores selecciones número uno y los mejores ganadores que jamás hayan pisado el terreno de juego. Eso es todo.

Para conseguirlo, hemos enlistado la ayuda de sus compañeros, su manager, sus dirigentes, sus estadísticas y, por supuesto, del mismísimo Chipper. Así que, ¿estás listo/a? Aquí viene, el verdadero significado de la vida y los hechos especiales de Chipper Jones.

Hazaña 1 — Promedió .300 desde cada lado del plato

Los números son los siguientes: Jones como zurdo: .304/.405/.542. Como diestro: .305./.391/.499.

El punto de vista de Chipper: Seguro, suena impresionante, él dice. “Pero no muchos bateadores ambidiestros han jugado de esa manera desde los siete años. Son 33 años. Así que si no lo he aprendido más o menos hasta este momento, algo anda mal”.

Se ríe suavemente por su propia declaración. Pero él sabe, dice, que no pudo haber estado a la altura de Frankie Frisch sin los mentores brillantes que ha tenido a través de los años.

Sin Willie Stargell y Frank Howard, dos personas que le impartieron su sabiduría cuando era joven. Sin Don Baylor para motivarlo a llegar a otro nivel como diestro en 1999 y, sobre todo, sin un hombre llamado Larry Wayne Jones Sr., el padre que se inspiró y tuvo toda esta idea de que fuera ambidiestro en primera instáncia.

“Tú sabes, esto toma mucho trabajo”, dijo Jones. “Es el doble de sacrificio ser ambidiestro que batear solamente desde un lado. Pero ciertamente tiene sus recompensas. No me puedo imaginar enfrentando a un Kevin Brown o a un Pedro Martínez derecho contra derecho, o a un Randy Johnson o un Cliff Lee como zurdo. Cada día le agradezco a Dios por cada día que me hizo cambiar de perfil en el patio”.

“Solíamos ver el mejor juego de la semana con mi papá los viernes por TV con Joe Garagiola y Tony Kubek como comentaristas. Cuando terminaba el partido, los dos nos íbamos al jardín e imitábamos a la alineación. Cada vez que era el turno de un zurdo en mi alineación, tenía que batear zurdo. Mi papá se paraba a unos 15 metros de mí con una pelota de tenis mientras yo tenía un caño de 32 pulgadas en mis manos. Y él tomaba impulso y me la lanzaba con toda su fuerza. Así es como uno aprende a conectarle a una recta dura”.

Hazaña 2 — Caminando junto a Mick

Los números: Promedio de embasamiento de Jones: .401. Su promedio de bateo con poder: .530. Cuadrangulares: 468. Todo esto como bateador ambidiestro, por supuesto.

Lo que esto significa: La lista de grandes bateadores ambidiestros incluye a hombres como Frisch, Pete Rose, Eddie Murray y hasta a Lance Berkman. Sin embargo, sólo dos bateadores ambidiestros pertenecen al club de los .400-.500-400. Uno de ellos es Mickey Mantle. El otro: Chipper Jones.

Punto de vista de Chipper: “Creo que siempre supe cuál era la vara”, dijo Jones. “Sabía que Mickey Mantle y Eddie Murray eran los dos mejores bateadores ambidiestros de todos los tiempos. El objetivo siempre fue el mismo, aún si nunca me imaginé que iba a conseguir de 300 a 400 jonrones en mi carrera. Quería ser mencionado, cuando terminara mi carrera, junto a esos dos tipos por lo menos apenas detrás de esos dos tipos. Es como que los números se acumularon con el paso del tiempo mientras me volvía más grande, fuerte y maduro mentalmente. He podido jugar por mucho tiempo. Y ahora llegué a un punto en que cada jonrón y cada carrera impulsada superan a un jugador en el Salón de la Fama. Ha sido muy divertido”.

 

Chipper Jones

 

Punto de vista de su manager: “Uno de los problemas de nuestra reverencia moderna al porcentaje de turnos al bate que culminan en llegar a base, poder y la fusión de esos dos aspectos es que son muy buenas estadísticas — pero pobres maneras de medir las cosas. Así que mientras jugadores como Chipper acaban sus carreras, los ‘números contables’ son los que se vuelven mágicos y memorables”.

Cuando Jones le pasó a Lou Gehrig en la lista de imparables de todos los tiempos el fin de semana pasado, por ejemplo, ello no acarreó ningún significado histórico poderoso. Sin embargo, ese fue un “momento que le erizó la piel” de su manager Fredi González.

“Alguien dijo ‘Ey, cuando él consiga su próximo hit, asegúrate de que te den la pelota, ya que le va a pasar a Lou Gehrig'”, dijo González. “Y yo dije, ‘Guau, ¿Lou Gehrig? Ya sabes, toda la temporada, cada vez que pasaba a alguien, a otro nombre, uno se asombraba. Todos son tipos a los que uno nunca vio jugar, pero sí en los libros de historia del béisbol”.

El punto de vista de Chipper: Para Chipper, pasarle a Gehrig no fue lo que le tumbó al piso personalmente, sino pasarle a Mantle, el ídolo de su niñez, en la lista de todos los tiempos de carreras impulsadas durante la temporada pasada.

“Cuando empiezas a pasarle a algunos de los mejores Yankees de todos los tiempos, de verdad empiezas a reflexionar y dices ‘Guau'”, dijo Jones. “Pero el momento más grande para mí fue pasarle a Mickey en carreras impulsadas. Mickey estaba tan alto en un pedestal para mí y para mi papá cuando era chico que me es difícil creer que le pudiese pasar en algo, mucho menos en algo tan importante como una estadística de productividad de carreras”.

Hazaña 3 — Superar a Schmidt y Brett

Los números: 1,622 carreras impulsadas para Chipper — y sigue.

Lo que esto significa: Solamente tres jugadores han impulsado más de 1,500 carreras jugando la mayor parte de su carrera en tercera base. Dos de ellos fueron George Brett (1,596) y Mike Schmidt (1,595). Uno puede aprenderlo todo sobre ellos en Cooperstown. ¿Pero quién es el líder de todos los tiempos en esa categoría? Chipper Jones.

El punto de vista de Chipper: Cuando Jones esté colgando placas en su propio panteón de la esquina caliente, él le pondrá particular énfasis a Eddie Matthews, “el modelo por el cual todos y cada uno de los que jugaron tercera base para Atlanta serán juzgados”. Pero con todo respeto a Brooks Robinson, Wade Boggs, Ron Santo, Pie Traynor y todos los otros grandes jugadores de la historia que ocuparon esa posición, el Salón de la Fama personal de Chipper comienza con dos hombres: Brett y Schmidt, el dúo dinámico que pone la vara más alta que nadie.

Los tres se posicionan 1-2-3 en algún orden en un montón de estadísticas significativas para aquellos que ocuparon tercera base. Pero cuando Jones se encontró a sí mismo pasándole velozmente a Schmidt y Brett en carreras impulsadas en una misma semana del mes de julio, esa fue una de las experiencias más abrumadoras de su temporada abrumadora.

“Cuando hablas sobre superar a esos tipos en carreras impulsadas en tu carrera y que eso ocurra en tu última temporada, para gente cuya posición principal ha sido tercera base. Fue simplemente uno de esos momentos en los que dices ‘Guau’. En verdad no lo puedes creer”.

“Crecí viendo a estos tipos jugar. Nunca pensé que en un millón de años sería mencionado a su altura algún día… es una verdadera locura. Cuando puedes hacer eso, simplemente te vas a casa por la noche, te sientas enfrente de la tele y dices ‘Guau’. Nunca soñé que estaría en compañía de esta magnitud.

Hazaña 4 — Más bases por bola que ponches

Los números: Aquí está Jones, tras más de 10,000 incursiones al plato, pudiendo decir que ha acumulado más bases por bola (1,505) que ponches (1,409) en su carrera. Difícil de lograr.

Lo que significa: Más de 130 jugadores activos han acumulado más de 100 cuadrangulares en su carrera — pero sólo tres de ellos han logrado conseguir más pasaportes de lo que han acusado tres strikes. Albert Pujols y Todd Helton son dos de ellos. El otro: Chipper Jones.

El punto de vista de su compañero: “Un montón de bateadores ambidiestros tienen maneras diferentes de batear desde cada lado del plato, pero él no”, dijo su vecino de casillero, Eric Hinske. “Él es tan consistente. Lo que más me llama la atención es que posee más pases libres que ponches en su carrera. Para mí, eso es incomprensible”.

El punto de vista de Chipper: “Mucha gente dice que esa probablemente sea mi estadística más impresionante”, dijo Jones. “He escuchado a muchos decir que ni siquiera pueden comprender algo así. Pero te digo algo, honestamente, que si tengo una cuenta pendiente en mi carrera es que no tomé más riesgos bateando cuando era joven. Hubiese estado mucho más cerca de los 3,000 hits. Pero hay una razón por la cual no lo hice: Va en contra de todo lo que creo como jugador en ofensiva”.

“Cuando caminas hacia el plato, necesitas ser el out más duro que sea posible, y para lograrlo tienes que conseguir bases por bola. A veces tienes que dejarle la responsabilidad al bateador que está detrás de ti. La verdad es que a veces durante un partido, durante una temporada, tus oponentes no van a dejar que los derrotes. Si eres lo suficientemente inteligente para darte cuenta de cuáles son esas situaciones, vas a ir a primera de gratis muchas veces. Siempre he pensado así”.

Hazaña 5 — El mejor seleccionado número 1 global de la historia

Los números: 2,724 hits y 468 jonrones — cada uno de ellos con el equipo que lo seleccionó con la primera opción del sorteo en 1990, los Bravos de Atlanta.

Lo que significa: Sólo otro seleccionado número 1 global bateó 400 jonrones para el equipo que lo eligió: Ken Griffey Jr., quien bateó 417 para los Marineros. Pero esto es lo que separa a Chipper de Griffey Jr. y de cada uno de los otros números 1 de la historia: Este muchacho lo hizo todo por el equipo que lo eligió. Si no se toman en cuenta los jugadores activos, ¿sabes cuál es la mayor cantidad de hits y jonrones de un numero 1 global que jugó toda su carrera en las Grandes Ligas con el equipo que lo seleccionó? Ummmmm … ¿creerías que son 25 hits y dos jonrones, por el gran ex jugador de los Marineros Al Chambers? Puedes investigarlo.

Punto de vista del gerente general: “Tal vez Griffey Jr. y Alex Rodríguez pueden replantear sus demandas del título de los mejores seleccionados números 1 de la historia. Pero, al menos, dice Frank Wren, manager de los Bravos, Chipper es el tipo que ha tenido “el mayor valor para la organización que lo eligió. ¿Qué te parece? Creo que se podría respaldar ese argumento, desde un punto de vista, se ha pasado toda su carrera en una organización, y tuvo una carrera de miembro del Salón de la Fama, mientras que otros muchachos no necesariamente han hecho eso”.

Y eso sólo ocurrió, dice Wren, porque Jones “siempre quería hacer algo por lo que se quedaría aquí para siempre… Y eso le permitió tener un final especial para una carrera que no habría existido si hubiera perseguido el último dólar”.

Punto de vista de Chipper: “Quiero ser identificado con un equipo”, dijo Jones con énfasis. “No quiero pasar los últimos dos o tres años de mi carrera flotando alrededor de la liga, tratando de alcanzar un número. Nunca he querido jugar en otro sitio. Atlanta se ajusta a mi estilo y mi velocidad. He conseguido la oportunidad de jugar para Bobby (Cox), quien creo que es el mejor manager de todos los tiempos, por 17 de los 19 años. Soy un muchacho del sur. Nací y fui criado en la organización de los Bravos. Y me quiero quedar aquí”.

“El matrimonio entre los Bravos y yo ha sido muy bueno. Ha sido uno de toma y dame por ambas partes. Así que nunca he querido usar otro uniforme. Y me han demostrado a lo largo de los años, al nunca dejar que me acercara remotamente a la agencia libre, que me querían aquí. Y eso significa mucho para mí. Yo no me sentiría bien si me voy a la Liga Americana como bateador designado, sólo para conseguir 3,000 hits o 500 jonrones. … ¿Que si yo pensé que me podía quedar dando vueltas por ahí dos o tres años y alcanzar los 3,000 hits o los 500 jonrones si realmente lo quería? Sí. No lo dudo. Porque todavía tengo la capacidad de ser productivo. Pero eso significaría probablemente el tenerme que ir a otro lugar. Y significa más para mí pasar 19 años en una organización, en un uniforme, y nadie más me ha visto nunca con otro ‘uni’ diferente”.

“Simplemente sería demasiado raro”, dijo. “Sería raro para mí. Sería extraño para todos los que me vinieron a ver. Y, diablos, si jugaba para otro equipo, estaría yendo y viniendo a la casa club para averiguar cómo le iba a los Bravos. Y yo ciertamente nunca me vi jugando contra un equipo de Atlanta. Eso sería demasiado difícil. … vi a algunos hacerlo, como (Tom) Glavine y Smoltzy (John Smoltz), y sé que fue difícil para ellos. Sé cuán difícil fue para ellos para jugar en nuestro lugar y jugar contra nosotros, y tratar de vencernos a nosotros. Es algo que no quiero hacer”.

Hazaña 6 — 427 juegos sobre .500

Los números: Desde el día que Chipper Jones se mudó a la alineación de los Bravos de forma permanente, el día inaugural de 1995, ganaron 427 juegos más (1,658) que los que habían perdido (1,231). Eso no sería una coincidencia, damas y caballeros.

Lo que significa: Hemos hecho los cálculos. Sólo hay dos jugadores de posición activos que pueden decir que sus equipos tienen por lo menos 400 juegos por encima de .500 en su tiempo como jugadores regulares. Uno de ellos es (sorpresa) Derek Jeter (551 más). El otro: Chipper Jones.

Punto de vista de Chipper: “Él sabe que esta es una hazaña que no logró solo. Sabe que sólo era “una novena parte de la ecuación” cada día que salió al terreno. Sabe que los Bravos “me rodearon de muchos buenos jugadores a lo largo del camino”. Con gusto menciona los nombres de muchos. Pero eso no significa que él no era parte — tal vez incluso la parte más importante — de un equipo especial, en un momento especial.

“Estoy orgulloso de que yo soy el último hombre en pie del antiguo régimen que todavía está aquí y seguimos siendo competitivos”, dijo Jones. “Todavía estamos ganando partidos. Y yo estoy contribuyendo a eso. Creo que cuando la gente habla de ti, quieres que se hable ¿de qué? de un ganador. En última instancia, a eso se reduce todo. Las personas quieren ser reconocidas como ganadoras — y como un ‘peloterazo’, porque la gente dentro del juego saben lo que significa el término ‘peloterazo’. No se puede discutir el éxito que hemos tenido aquí durante mi paso”.

Sí, ha escuchado toda la basura de que los 14 títulos divisionales de los Bravos están empañados por el hecho de que “solamente” ganaron una Serie Mundial. Pero incluso mientras mira hacia atrás de los años por el espejo retrovisor, no ve nada por lo que sienta que debe disculparse.

“Para ser honesto, el año 1996 es el único al que miro hacia atrás y no tengo nada que lamentar”, dijo Jones. “Esa es la vez que yo creo que teníamos el mejor equipo. Creo que lo demostramos en los dos primeros partidos (de esa Serie Mundial) y después no lo demostramos en lo adelante. Cada dos años, creo que recibimos una paliza por un mejor equipo en ese momento en la temporada. Así que sí, es ‘sólo’ una. Pero, hombre, el cuerpo de trabajo en ese periodo de 14 años, no creo que nunca va a ser duplicado. Realmente no”.

Hazaña 7 — La mejor campaña de despedida de la historia

Los números: En la campaña final de su carrera, a la edad de 40 años, aquí está la línea estadística del gran Chipper Jones: 108 juegos, 435 apariciones al plato, .289/.377/.462. Oh, y también está esto: Lidera a su equipo — un equipo que se dirige a las postemporada, por cierto — en OPS (.839). Sorprendente.

Lo que significa: Hemos visto muchos grandes jugadores a finales de sus 30 y principios de sus 40 años. Casi ninguno de ellos tuvo una última temporada que rivalice con esta. Con la ayuda de Elias Sports Bureau, echamos un vistazo a todos los jugadores de posición miembros del Salón de la Fama desde 1900 que terminaron su carrera a los 37 años o más. Exactamente uno de ellos tuvo una temporada de decir buenas noches que se asemeja a la gran final de Chipper. Sería un individuo llamado Ted Williams, quien bateó para .316/.451/.645 en 1960, a los 41 años — pero en sólo 390 turnos al bate. Así que es Ted… y Chipper. Dos tipos que no sólo saben cuándo apagar las luces. También sabían cómo. Sí que lo saben.

Ha sido Jugador Más Valioso, ocho veces integrante del Juego de Estrellas, una máquina consistente de producción y un hombre que bateó tercero o cuarto en cada uno de los 92 juegos de postemporada en los que jugó. Pero hubo algo especialmente mágico en la última temporada de Chipper Jones. Y todo el mundo en torno a él está disfrutando de su acto de magia.

“Para mí, la forma en la que está jugando es la mejor que le he visto jugar desde que estoy aquí — y ha ganado un título de bateo desde que estoy aquí”, dijo Brian McCann, amigo y protegido de Jones. “Pero por alguna razón, este año parece que ha llegado con batazos más grandes que nunca. Ha estado en el centro de todo… Es como si pudiera ver la línea de llegada, y da todo lo que tiene y es genial ver eso”.

Punto de vista de su manager: Sin embargo, no han sido simplemente los números lo que han hecho este año tan cinemático, “Tiene una manera de elevarse en esos momentos”, dijo González. “Ha habido muchos de ellos. Como cuando perdió los primeros seis o siete días de la temporada a causa de su rodilla (cirugía). Cuando ya estaba listo para volver, yo le pedí que bajara (a una opción en las menores de rehabilitación) para obtener algunos turnos al bate. Me dijo: ‘Sólo dame un poco de práctica de bateo, voy a estar bien’. Le dije: ‘¿Estás seguro?’. Me miró y dijo: ‘Estoy seguro’. Luego sale a jugar, sus padres están en las gradas, y en su primer turno al bate conecta un doble, y en el próximo un jonrón. Y a medida que va alrededor de las bases, Hinske le grita, ‘¡No puede ser así de fácil!'”.

Punto de vista de Chipper: La estrella de este espectáculo escucha mientras recitamos estos números y le decimos cómo lo describen sus compañeros. Lo que todo esto le expresa, dice Jones finalmente, es que “cuando he estado allí, he sido productivo”.

“Pero el ‘cuando estoy allí’ es la frase clave”, dijo entre risas. “No puedo ir más a la cama por las noches y decir con seguridad si voy a jugar al día siguiente. Y eso no es justo con Fredi. ¡No es justo con el resto de los muchachos del equipo!”.

Eso, sin embargo, sólo explica por qué se retira. No explica por qué todavía es el mejor jugador de su equipo — incluso mientras navega hacia la rampa de salida.

“Es muy gratificante no haber escuchado a lo largo de este año que ‘deberías haberte retirado dos o tres años antes'”, dijo Chipper Jones. “Y si hubiera sido cualquier cosa menos que salir a batear alrededor de .300 y hacer algunas de las cosas que he hecho este año, probablemente habría escuchado eso”.

Sin el año que ha tenido, “probablemente estaríamos de vuelta en el montón, luchando con los Dodgers y los Cerveceros y los otros equipos sólo para llegar (a los playoffs)”, dijo el manager de Jones. Y nadie en su equipo lo discute.

De hecho, por lo que hemos visto, sólo los programadores de computadoras lo discutirían. De acuerdo con baseballreference.com, Jones ha tenido un valor de apenas 2.7 victorias por encima del reemplazo, que lo convierte solamente en el cuarto jugador más valioso en su propio equipo. Pero hay ciertas cosas en la vida y en el béisbol que no se pueden medir con números decimales. Y el acto de magia de gran final de Chipper Jones es una de ellas.

“Muchas cosas buenas me han pasado este año”, dice. “El aprecio de los aficionados y de los equipos (contrarios) ha sido increíble por sí y en sí mismo. Y, simplemente han sucedido tantas cosas interesantes en el campo: Mi primer juego de cinco hits en casa (3 de julio contra los Cachorros). Nunca había hecho esto antes. … Un par de jonrones decisivos de juegos en casa (que ganaron juegos de los Bravos, una vez con seis carreras de desventaja). Hombre, eso es un ápice. … Jonrón en mi cumpleaños (40). … Jonrón en mi primer partido de la temporada con mis padres en la gradas. … Dos jonrones en el día que salió mi muñeco. … algunos momentos muy, muy agradables donde, mientras las pelotas volaban fuera del parque, corría hacia primera y me decía: ‘Tienes que estar bromeando. ¿Eso acaba de suceder?'”.

En serio. Incluso en Hollywood sería difícil inventar una historia tan buena. ¿No es así?

¿El seleccionado número 1 que bateó tercero en la alineación en su primer día de trabajo en las Grandes Ligas, pasó las 18 temporadas siguientes cincelando su placa del Salón de la Fama, y ahora se despide bateando cuarto bate en el último juego épico de la postemporada del béisbol — para el equipo que lo seleccionó? Tienes que estar bromeando. ¿Eso acaba de suceder? ¿En la vida real?

“Es digno de una película”, dice Chipper Jones, en su mejor manera Spielberiana. “Digno de una película”.

Y no está bromeando. Pero no empiecen a buscar actores para “El orgullo de Atlanta” todavía, amigos. No se olvide, este hombre y su equipo no están terminados. Entonces, ¿quién sabe qué clase de truco de magia sorprendente de octubre nos tiene reservado el gran director de fotografía en el cielo para él?

No hay garantías, por supuesto. Y nadie lo sabe mejor que él. ¿Pero, por qué tenemos un sentimiento secreto de que aún no hemos visto el último momento de Tienes Que Estar Bromeando antes de que el gran Chipper Jones deje escapar por fin ese suspiro gigante de alivio y diga: “Esto se acabó”.

Vía ESPN Deportes.com

El retiro finalmente le toca a Vizquel

Omar Vizquel

NUEVA YORK — El tono en la voz de Omar Vizquel refleja algo de melancolía.

Es comprensible. Después de todo, estos son los últimos días de una trayectoria de 24 temporadas en el béisbol de Grandes Ligas, en la que dejó una huella imborrable con su maestría defensiva como torpedero.

“Siento tristeza. Es algo que he hecho por tanto tiempo y el próximo año no podré hacerlo como lo hacía antes”, dijo Vizquel sentado en la cueva del equipo visitante en el Yankee Stadium.

La conversación con The Associated Press fue al día siguiente que el venezolano rebasó a Babe Ruth en la lista histórica de hits.

Sus oportunidades de salir a jugar con los Azulejos de Toronto, su sexto club en las mayores, son en extremo esporádicas.

Tras desplazar a Ruth, no volvería a actuar hasta cinco días después y respondió con un par de imparables que le permitieron igualar a Mel Ott en el puesto número 40 con 2,876.

Le falta poco para poner fin a una singular carrera, atesorando más que nunca cada vivencia.

“Aunque todo es igualito, lo valoro mucho más. He visto con mucho más detenimiento lo que significa ser un pelotero de Grandes Ligas”, señaló. “Voy a extrañar esos chistes, esos cuentos, la camaradería entre los peloteros en las diferentes ciudades que nosotros vamos. El compañerismo es lo que más voy a extrañar. Y la competencia, el venir todos los días a un campo de juego con ganas de ganar, de dar un hit y hacer un gran jugada”.

Esta última campaña, escalando posiciones en la lista de hits de todos los tiempos, ha servido para acentuar el debate sobre los méritos que tiene Vizquel para entrar en el Salón de la Fama.

¿Será exaltado en la primera votación? ¿Acompañará a Luis Aparicio como el segundo venezolano en Cooperstown?

“Es que no puede faltar, eso es seguro”, afirmó Adeiny Hechavarría, un novato cubano que juega como torpedero y que conoció a Vizquel por primera vez durante los entrenamientos de primavera cuando le situaron a su lado en el vestuario.

“Pensé que era otro Vizquel cuando vi su nombre en el ‘locker’. No sabía que había firmado con Toronto”, contó Hechavarría. “A partir de la primera palabra, me di cuenta que es un ejemplo a seguir”.

La argumentación a favor de Vizquel se sustenta con la siguiente premisa: aparte de su cosecha de hits, ganó 11 Guantes de Oro y es quien más juegos ha disputado en la posición de campocorto en la historia con 2.708, además de ser pieza clave del equipo de los Indios de Cleveland que conquistó seis veces el título de división durante la década de los 90.

Casi todos los bateadores que se le anteponen en la lista histórica de hits tienen placas en el Salón de la Fama, con las excepciones de Pete Rose (vedado por apostar en juegos); Derek Jeter y Alex Rodríguez (están activos); y Barry Bonds y Craig Biggio (debutan en la próxima votación pero probablemente serán ninguneados por sospecha de uso de esteroides).

También cuenta con 404 bases robadas y es el segundo torpedero con más hits en la historia.

“Representar a Venezuela en un Salón de la Fama debe ser bellísimo”, dice.

Pero también existe una corriente en su contra, más rigurosa en cuanto a medir el valor de sus estadísticas. La misma apunta a que sus números aumentaron al final por el don de la longevidad, que le sirvió para mantenerse activo hasta los 45 años, y que sola una vez recibió votos para el premio al Jugador Más Valioso (fue 16to en 1999).

Vizquel prefiere abstraerse a la discusión que sólo se hará más intensa cuando llegue 2018, el año en el que su nombre aparecerá por primera vez en la papeleta de votación de los miembros de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

“Yo no sé en verdad como esa temática se va a organizar, simplemente los numeritos están ahí”, dijo. “La verdad, me tiene sin cuidado. Entrar a no entrar, me siento muy contento con mi carrera. Me voy de aquí con el pecho bien en alto, mirando hacia arriba. No tengo que mirar hacia atrás y ver algo que sea una nube oscura en mi carrera. He sido responsable, he sabido comportarme tanto fuera como dentro del terreno del juego. Pase lo que pase con el Salón de la Fama, voy a estar contento”.

Vizquel no planea alejarse del béisbol. Su intención es llegar a ser mánager de un club y al terminar esta temporada empezará las gestiones para buscar una plaza como coach.

“Esa es la meta inmediata. Me encantaría pertenecer en un staff y mandar en un equipo, tener ese poder de hacer los cambios y mover mis jugadores, también enseñarles lo que yo he aprendido”, dijo. “Quiero saber qué tanto uno sabe de pelota”.

John Farrell, el piloto de los Azulejos, no duda que Vizquel brillará desde el otro frente.

“Tiene un futuro brillante. Su pasión por el béisbol es inmensa y eso le va servir en la faceta que decida dedicarse en su futuro”.

Vizquel asegura que no guarda celo que su retiro, anunciado de antemano, no haya tenido el mismo eco mediático que ha tenido la despedida de Chipper Jones, quien en cada última parada en un estadio ha recibido homenajes.

“Siempre ha sido una estrella en Estados Unidos, es de aquí y por eso le han brindado todos esos premios. Yo simplemente vengo de Venezuela y, por supuesto, la gente no va a hacerlo de la misma forma. Además, Chipper ha jugado con más frecuencia que yo en estas últimas temporadas. Yo he estado un jueguito por aquí, uno por allá, una vez a la semana. A lo mejor, por eso, el trato es diferente”.

Vía ESPN Deportes.com

Indios despiden a Manny Acta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CLEVELAND — Los Indios de Cleveland despidieron el jueves al manager dominicano Manny Acta, tras el derrumbe en el desempeño del equipo, que quedó sin aspiraciones de playoffs.

Acta, contratado por Cleveland en 2009, luego de dos campañas con más derrotas que victorias al frente de Washington, no pudo impedir que los Indios se hundieran al sótano de la División Central de la Liga Americana. Cleveland estaba a tres juegos del primer lugar el 21 de julio antes de perder 21 de 25 encuentros, en una caída libre hasta el último lugar.

Los Indios anunciaron la decisión mediante comunicado de prensa, nombrando por lo que resta de la temporada regular (6 partidos) al puertorriqueño Santos Alomar Jr, quien fungía como coach de la banca.

Desde luego, no toda la culpa del mal desempeño es atribuible a Acta, pero hubo ocasiones en que los Indios parecieron indispuestos a realizar su máximo esfuerzo, lo que nunca es un buen reflejo de la gestión de un piloto.

“Los Indios de Cleveland le agradecen a Manny Acta por todo lo que ha hecho por nuestra organización en sus tres temporadas como nuestro manager”, dijo el vicepresidente ejecutivo y gerente de los Indios Chris Antonetti en el comunicado. “La pasión de Manny por el juego, su actitud positiva y su tremendo conocimiento del juego nos guió a un sinnúmero de buenos momentos durante su estancia aquí”.

“Los cambios de manager nunca son fáciles o se toman a la ligera, pero nos aproximamos al final de la temporada, y comenzar nuestra evaluación de la campaña, decidimos que era necesario un cambio”.

Acta tuvo un récord de 214-266 en casi tres temporadas con los Indios. Le quedaba una temporada a su contrato.

Los Indios anunciaron que Acta no volverá para la temporada de 2013. El anuncio se hizo el jueves, un día de descanso antes de que Cleveland abra su última serie de partidos en casa.

“Le tengo mucho respeto a Manny, y aprecio el esfuerzo que exhibió no solo liderando nuestro equipo, sino también las contribuciones que hizo a nuestra comunidad en los pasados tres años”, dijo el CEO de los Indios Paul Dolan en el comunicado”. “Apoyo 100 por ciento la decisión de Chris de hace este cambio y me siento confiado de que él llevará a cabo una búsqueda incesante para encontrar a la persona adecuada que lleve a nuestro equipo a la meta que es ganar una Serie Mundial”.

Vía EPSN Deportes.com

Puerto Rico repite como sede Clásico Mundial

 

Clásico Mundial Béisbol Puerto Rico

SAN FRANCISCO — Puerto Rico será anfitrión por tercera vez del Clásico Mundial de Béisbol y tendrá como rivales a la República Dominicana, Venezuela y un rival por definir.

Los organizadores de la tercera edición del torneo anunciaron el martes las sedes y grupos para los partidos que no se disputarán en el AT&T Park de San Francisco, donde se jugarán los duelos de semifinales y el choque por el campeonato.

El Tokio Dome en Japón albergará juegos de las primeras dos rondas y la ciudad de Taichung, en Taiwán, será sede por primera vez. A Cuba le tocará viajar a Asia para enfrentar a Japón, China y un rival por definir.

Los partidos en Puerto Rico serán en el estadio Hiram Bithorn de San Juan. Esos juegos se disputarán entre el 7 y 10 de marzo.

El Chase Field de los Diamonbacks de Arizona y el complejo de pretemporada en Scottsdale, que comparten los Rockies de Colorado, será la sede del Grupo D con Estados Unidos, Italia, México y un equipo por definir.

Japón ganó la primera edición del Clásico en 2006 y revalidó el título en 2009.

Vía ESPN Deportes.com

Temporada sólida como novato para Wilin

Wilin Rosario ha sido casi ignorado en la carrera por el galardón en la Liga Nacional.

Luego de permanecer en la oscuridad en el debate por el premio de Novato del Año en la Liga Nacional, el receptor de los Rockies de Colorado Wilin Rosario ha estado trabajando para volver a meterse en la discusión en incrementos de 400 a 450 pies.

Rosario, de 23 años, es mencionado en raras ocasiones como uno de los mejores candidatos al premio a pesar que sus números ofensivos superan a otros jugadores de posición con mejores perfiles. Él lidera a los novatos de la Liga Nacional con OPS de .851 y 256 jonrones, el cuarto total más alto para un receptor Novato en la historia de las Grandes Ligas y la mayor cantidad desde los 35 que conectó Mike Piazza en la temporada 1993 para los Dodgers de Los Angeles. El slugging de Rosario de .537 es el tercero mejor entre los receptores de las Grandes Ligas en esta temporada detrás de Carlos Ruiz de Filadelfia y Buster Posey de San Francisco.

Wilín Rosario Rockies

Septiembre ha sido un mes productivo para Rosario. En el fin de semana se unió a Torii Hunter como el segundo jugador de Grandes Ligas en eata temporada en conseguir cuatro juegos consecutivos con tres imparables, y entró al partido del martes contra los Cachorros en una racha de 17-12. Cuando Rosario conectó su cuadrangular 26 de la temporada ante Patrick Corbin de Arizona, rompió el record de un novato en Colorado, establecido por Todd Heltonen 1998.

“Me sentí muy bien sobre eso’, dijo Rosario vía telefónica el lunes. “Todd Helton ha estado aquí por tantos años. Ese es un líder, un tipo que uno debe seguir todo el tiempo. Es un tipo que uno respeta dentro y fuera del terreno por las cosas que ha hecho aquí. Cuando la gente menciona mi nombre al lado del suyo, es algo que me asombra”.

A pesar de estar en una compañía tan exclusive, Rosario casi no ha sido mencionado en el debate por el premio del mejor Novato en la Liga Nacional. Wade Miley de Arizona, con marca de 16-10 y efectividad de 3.25, con 183 entradas lanzadas, ha surgido como el candidato favorite para el galardón, mientras que Bryce Harper de Washington, Todd Frazier y Zack Cozart de de Cincinnati, Norichika Aoki y Michael Fiers de Milwaukee, Yonder Alonso de San Diego, Anthony Rizzo de Chicago, Matt Carpenter de San Luis y Lucas Harrell de Houston son los nombres que con toda probabilidad encabecen la papeleta por el premio en noviembre.

La falta de atención prestada a Rosario se debe a varios factores más allá de sus imponentes números de poder:

• Acorde con la tradición de los Rockies, los números de Rosario de local/visitante no ayudan a su causa. Tiene números de .290/.340/.604 en casa, mientras en la carretera son de .254/.284/.462, y 17 de sus 26 jonrones han llegado en el Coors Field. Rosario además tiene 22 boletos gratis con 91 ponches, y un porcentaje de embase de .314.

• A pesar que Rosario ha puesto fuera a un respetable total de 30 corredores en 89 intentos, ha cometido 20 passed balls, la mayor cantidad en las Grandes Ligas. FanGraphs le da a Rosario un 6.7 de WAR en términos ofensivos, mientras que tiene un menos-6.4 defensivamente. Rosario planifica trabajar en el bloqueo de pelotas y el refinar su técnica en la receptoría en el béisbol invernal en la República Dominicana, y hará énfasis en la defensa durante sus ejercicios de temporada baja en Tampa, Fla.

• Matt Wieters, Carlos Santana y otros receptores jóvenes han tenido problemas con su producción ofensiva mientras abrazan las responsabilidades de manejar un cuerpo de lanzadores y el manejar los partidos. Rosario tiene mucho en su plato en Denver, mientras los Rockies han utilizado un total de 14 lanzadores abridores y tienen la peor efectividad colectiva de las Grandes Ligas, 5.28.

“Tiene que recibirle a muchos lanzadores jóvenes y un cuerpo de serpentineros que ha tenido problemas en conjunto’, dijo mediante correo electrónico el gerente de los Rockies Dan O’Dowd. “Ha ido progresando de forma progresiva, y cuando tienes que recibir más de 190 lanzamientos en un partido y bloquear 16 pelotas en el terreno, tus números defensivos van a sufrir un poco”.

Finalmente, Rosario sufre en el departamento de publicidad mientras juega para un equipo con marca de 59-94 y que tiene el tercer peor diferencial de carreras en todo el béisbol. Si los Rockies se sienten optimistas acerca de su futuro, es por su actitud positiva y el mandato personal de atender las deficiencias en su juego.

“Sigue siendo un cachorro”, dijo O’Dowd. “Debido a su deseo de ser mejor, su energía increíble y su pasión por el juego, él tiene oportunidad de ser mejor con tiempo, paciencia, y mucho tiempo de juego”.

Rosario acepta que le gustaría “ser mencionado un poco” en las discusiones para el Novato del Año, pero la falta de atención no ha afectado su estilo de juego. El ex estelar jugador de los Rockies Vinny Castilla, quien ahora es asistente especial del equipo, bautizó a Rosario como el “Baby Bull (Toro Bebé)” cuando el chico llegó a los entrenamientos primaverales en Arizona. El miembro del Salón de la Fama Orlando Cepeda portó por primera vez dicho nombre. Pero si Rosario conecta 30 jonrones este año, expandirá su perfil más allá de los confines del Coors Field y el mercado de Denver.

Quizás todos esos largos batazos no le consigan el premio de Novato del Año 2012. Pero es un muy buen comienzo.

Vía ESPN Deportes.com

Cabrera no va por título de bateo

Melky Cabrera

ORLANDO — Por petición del propio jugador, el dominicano Melky Cabrera fue declarado inelegible para ganar el campeonato de bateo de la Liga Nacional, tras un acuerdo de la oficina del comisionado y la Asociación de Peloteros, reportó CSNBayArea.com.

Cabrera, quien se encuentra suspendido por 50 partidos por violar el programa de sustancias de las ligas mayores, solicitó ser declarado inelegible y no recibirá el beneficio de la regla 10.22 (a) del béisbol para jugadores que no alcanzan las apariciones oficiales para ganar el título.

Cabrera, quien bateaba .346 al momento de ser suspendido, había agotado 501 apariciones, una menos que las obligatorias para optar por el campeonato. Sin embargo, la regla 10.22 (a) permite agregar las apariciones faltantes como turnos fallados y si el jugador aún mantiene el mejor promedio de la temporada entonces es declarado líder de bateo.

La última ocasión en que esto ocurrió fue en 1996, cuando Tony Gwynn le ganó el título del viejo circuito a Ellis Burks. A Gwynn le agregaron cuatro turnos para completar las apariciones obligatorias y derrotó .353 a .344 a Burks.

Para obviar la regla, las ligas mayores y el sindicato de peloteros aceptaron hacerle una enmienda de una vez. El comisionado Bud Selig había dicho esta semana que no planeaba interferir para tratar de evitar que Cabrera ganara el liderato estando suspendido, pero adelantó que al final del año se podrían revisar los reglamentos.

“Me siento agradecido de que la Asociación de Peloteros y las Grandes Ligas hayan atendido mi solicitud”, dijo Cabrera en una declaración escrita. “Sé que cambiar las reglas en medio de la temporada puede representar un problema y agradezco que me hayan escuchado”, agregó.

Con Cabrera fuera del escenario, su compañero de los Gigantes de San Francisco, Buster Posey, entra en competencia con el jardinero Andrew McCutchen, de los Piratas de Pittsburgh. McCutchen batea .338 y Posey .335. Ningún jugador de los Gigantes ha ganado desde Barry Bonds en 2004.

Vía Enrique Rojas ESPN Deportes.com

Moisés se reúne con Peña para dirigir equipo de RD

Estuvo de visita en el Yankee Stadium durante el fin de semana

El ex jugador de Grandes Ligas y actual gerente general del equipo dominicnao que participará en el Clásico Mundial de Béisbol a celebrarse el próximo año, Moisés Alou estuvo de visita en el Yankee Stadium durante el fin de semana.

Alou visitó al coach de la banca de los Yankees Tony Peña en interés de República Dominicana para que que el ex dirigente de los Reales de Kansas City asuma esa posición en el venidero evento.

Moisés aún no le ha preguntado a los Yankees para que le den el formal permiso a Peña para dirigir, en tanto el gerente general de esa franquicia, Brian Cashman dijo que podría permitirle comandar al equipo de su país.

Peña, quien se encuentra en el último año de su contrato con los Yankees se vería forzado a perder el inicio de los entrenamientos del próximo año, si finalmente acepta el pedido de Moisés y si los Yankees deciden traerlo de regreso como coach de la banca del dirigente Joe Girardi.

Peña es un ex receptor de las Grandes Ligas, quien recibirá algunas llamadas para puestos vacantes de algunos equipos.

De acuerdo a Cashman, Los Astros que se encuentran en proceso de entrevistar personal no han pedido permiso para conversar con Peña u otros de los coaches de los Yankees.

Vía: Héctor Gómez